Inicio| Actualidad|En Madrid |Mahou San Miguel, una historia madrileña de casi 130 años

Mahou San Miguel, una historia madrileña de casi 130 años

Mahou San Miguel, uno de los miembros del Foro de Empresas por Madrid,  tiene ya una larga trayectoria que se remonta a la década de 1890. El técnico de medio ambiente de esta empresa, Alejandro Sanchis, cuenta la historia de la pareja que cumplió su sueño y trajo a la capital española la pasión por la cerveza. Y lo hizo en el programa de radio ‘Compromiso Madrid’ del Foro de Empresas por Madrid.

El verano está a la vuelta de la esquina y las terrazas de Madrid se llenan de turistas y vecinos deseosos de tomar una cerveza fresca al acabar sus jornadas de trabajo. Sin embargo, la capital española no ha tenido siempre tradición cervecera. Hasta la década de los ochenta del siglo pasado, de hecho, la bebida más habitual entre los madrileños era el chato de vino.

 

Así lo aseguró Alejandro Sanchis, técnico de Calidad, I+D+i y Medio Ambiente de Mahou San Miguel, en el programa de M21 ‘Compromiso Madrid’. Sanchis repasó la historia de la cervecera, que es “la historia de un sueño” y de “un amor” entre emprendedores.

 

Los comienzos de Mahou San Miguel se remontan a finales del siglo XIX. Casimiro Mahou nació en  la Lorena francesa, antigua región del imperio germano. De ahí su gran pasión por la cerveza. En aquella época decidió emprender su marcha hacia Madrid, donde empezaría algunos negocios.

 

Pero por aquel entonces beber cerveza no era una costumbre en España, a diferencia de sus vecinos del norte. Hubo algún intento previo de traer la cerveza a este país. Uno de ellos fue el de Carlos V, quien la consideraba una bebida importante, pues así lo era para las altas esferas de países como Bélgica. Pero no fue hasta mucho tiempo después cuando se inició la fabricación de cerveza en nuestro país, debido sobre todo a su larga y complicada elaboración, además de que era un producto totalmente diferente a lo que los españoles estaban acostumbrados.

 

Solo en 1980 —cien años después de empezar a fabricarse en España— el consumo de cerveza entre los españoles logró superar al de vino. Pero Casimiro Mahou no pudo ver su sueño cumplido. Después de intentarlo fallidamente, se dio cuenta de que España no era un país de tradición cervecera y fue su mujer quien, después de morir Casimiro en 1875, retomó su proyecto para hacerlo una realidad. Por eso Alejandro Sanchis considera que se trata de “una pareja y una familia de emprendedores”. La “matriarca”, como la llama Sanchis, cogió las riendas no sólo del sueño cervecero de su marido sino de todos los negocios y fábricas que éste había dejado en herencia.

 

Mahou es una cerveza Lager de baja fermentación que necesita cambios de temperaturas radicales y además precisa frío. Ésta es una de las razones por las que la familia de Casimiro decidió poner en marcha una fábrica de hielo. El trabajo de sacar adelante este proyecto cervecero no fue sencillo. La cerveza tardó más de 100 años en introducirse en la cotidianidad de los madrileños. Pero, desde que lo hizo, no ha habido manera de cambiarlo. Hoy, tomarse una caña en determinados momentos, como el de después de la misa del domingo, es ya parte de nuestra cultura.

 

La empresa de Mahou, cuyo capital es 100% español, cuenta con siete generaciones. Para Alejando Sanchis, la esencia de esta compañía está en las tabernas, y por ello se esfuerzan en formar a los maestros cerveceros de manera que tiren “la caña perfecta”.

 

Desde sus inicios, Mahou ha sido también una empresa innovadora pues, en su época, lograron tener la cerveza más fría utilizando hielo, sal y agua. Además son los padres de un modelo nuevo de grifo con dos movimientos. “Si Casimiro Mahou pudiera ver todo esto diría que ha cumplido su sueño”, afirma Sanchis. “Siempre han ido parejos a la historia de Madrid, pero no sólo a la historia de la ciudad sino a la historia de la tendencia”.

 

Para el futuro, Mahou planea poner a disposición de los madrileños y los turistas la historia de esta compañía, que expondrá tanto en un museo como en el corner en Barajas, donde se da la bienvenida a todo el que viene a visitar la ciudad (Foto: Memoria de Madrid).

 

Escucha el programa completo de Compromiso Madrid aquí.