Inicio| Actualidad|En Madrid |Las empresas, actores clave ante las crisis ambientales y sociales

Las empresas, actores clave ante las crisis ambientales y sociales

Un nuevo informe, realizado por un grupo independiente de científicos y encargado por Naciones Unidas, destaca la importancia de la actividad empresarial para frenar las crisis ambientales y sociales. Este informe resulta muy pertinente pues el día 23 se celebra la Cumbre de Acción Climática en el seno de la 74 Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Las empresas son una pieza clave para enmendar muchas de las causas que nos han llevado a padecer la actual crisis ambiental, climática y, por ende, social. El mundo empresarial tiene el poder para, mediante sus acciones y su poder de llegar a la sociedad a través de la concienciación y el ejemplo, colaborar para minimizar la actual desigualdad imperante -tanto social como de género-, proteger la naturaleza y reducir la pobreza, de acuerdo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible a 2030.

El informe `The Future is Now: Science for Achiving Sustainable Development´ (el futuro es ahora: la ciencia al servicio del desarrollo sostenible) realizado por un grupo independiente de científicos por encargo de todos los países de la ONU para evaluar el progreso en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, explica a lo largo de 250 páginas cómo alcanzar estos Objetivos y desacoplar el crecimiento económico y de la degradación medioambiental, causante en gran medida de las desigualdades sociales y de género.

El documento, que ha sido presentado en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, asegura que se debe plantear un cambio radical en tres ámbitos que están interconectados -medioambiental, económico y social- y que pueden producirse a través de la acción coordinada de gobiernos, empresas, comunidades, sociedad civil e individuos. “Generar el crecimiento económico a base de aumentar el consumo de bienes materiales ya no es una opción viable a nivel mundial”, dicen sus autores.

Proponen veinte medidas para transformar los actuales sistemas de producción y la forma en la que consumimos alimentos y energía, no sólo porque están llevando el medioambiente a un punto de inflexión sin retorno, sino porque son necesidades críticas para la salud y el bienestar de las personas. Entre otras medidas, el informe propone que las Naciones Unidas apoyen la creación de una etiqueta de inversión en desarrollo sostenible como herramienta para alentar y recompensar a las industrias y mercados que contribuyan al avance del desarrollo sostenible (Foto: ONU).