Inicio| Actualidad|En Madrid |Informe post-COVID: las empresas con propósito mejoran su reputación

Informe post-COVID: las empresas con propósito mejoran su reputación

Las empresas con propósito presentan mayor capacidad de respuesta en términos de gestión, transformación y compromiso. Así se refleja en las conclusiones del informe ‘La empresa en el mundo post COVID-19’ que ofrece una hoja de ruta para aquellas organizaciones que quieran reforzar su posición de liderazgo, reputación y confianza.

La pandemia ha puesto a prueba el compromiso de las empresas con la sociedad y ha servido para medir y evaluar su propósito, el grado de implantación y su articulación. El informe ‘La empresa en el mundo post COVID-19’, en el que han participado 190 empresas, revela que 7 de cada 10 entidades cuentan con un propósito definido, pero solo 4 de cada 10 lo tiene activado.

La empresa con propósito es un concepto que hace referencia a aquellas compañías que, además de buscar su rentabilidad económica, tienen una visión más amplia de compromiso con sus grupos de interés, con la ciudadanía y con el medio ambiente.

Además, el 54% de los encuestados declara que busca el equilibrio entre el beneficio para el accionista y la generación de valor para la sociedad. El estudio, elaborado por Corporate Excellence–Centre for Reputation Leadership en alianza con Kirishu, consultora especializada en sostenibilidad y reputación, ofrece una hoja de ruta para aquellas organizaciones que quieran reforzar su posición de liderazgo, confianza y reputación.

Y es que la correlación entre esta última y el propósito se ve fortalecida, ya que las compañías con propósito definido y activado declaran una mejora de la reputación entre empleados del 83%, un 69,5% en clientes, un 52% en sociedad, un 44% en proveedores y, finalmente, un 42% en el caso de accionistas e inversores.

En esta línea, Ángel Alloza, CEO Corporate Excellence – Centre for Reputation Leadership, valora que uno de los principales hallazgos del modelo de empresa con futuro está en comprender “que el propósito corporativo actúa como catalizador de las actuaciones y decisiones de las organizaciones, aportando agilidad, autenticidad y coherencia”.

De manera que el nuevo contexto creado con el COVID-19 pone en valor la importancia de impulsar empresas más responsables y auténticas, que asumen compromisos y presentan soluciones relevantes y comportamientos adecuados.

El documento recoge además un ‘Modelo de Empresa con Futuro’, aplicable a cualquier compañía. Pone en valor las actuaciones realizadas por las empresas para hacer frente a la recuperación tras la irrupción de la pandemia. Los resultados muestran la intensidad de sus actuaciones en tres ámbitos: gestión, transformación y colaboración/compromiso, al tiempo que se presentan los aspectos clave de la empresa con futuro.

Para Susana Gallego y Silvia Guzmán, socias fundadoras de Kirishu, “la situación que hemos vivido pone de manifiesto la necesidad de contar con una visión integrada de todas las capacidades y esfuerzos que la compañía está poniendo en práctica para responder a los riesgos y demandas de un entorno cada vez más complejo e incierto. Este modelo permite identificar las principales palancas de valor de las empresas y las tendencias a futuro”.

En concreto, estas capacidades empresariales clave pueden resumirse en: la capacidad de gestión, la de transformación y la de compromiso y colaboración. La capacidad de gestión destaca como principal aspecto para el modelo de empresa con futuro, superando en 8 puntos a la capacidad de transformación y en 14,2 a la capacidad de compromiso y colaboración.

En resumen, el aseguramiento de la actividad, el mantenimiento de los puestos de trabajo, el compromiso con los empleados, la adaptación al teletrabajo o la colaboración con otras organizaciones serán claves en la reactivación pos-COVID.