Inicio| Actualidad |Acciona: electricidad limpia en el corazón del Amazonas

Acciona: electricidad limpia en el corazón del Amazonas

La compañía Acciona ha puesto en marcha un proyecto a través de su fundación para garantizar electricidad de origen renovable en los remotos poblados peruanos que se levantan a orillas del río Napo, de manera que puedan acceder a un desarrollo social y económico más normalizado.

Gracias a un inmersión online, los clientes de Acciona pueden saber qué está haciendo la compañía eléctrica y miembro del Foro de Empresas por Madrid donde la naturaleza es más salvaje y a la vez más vulnerable: el Amazonas. En una zona remota de este pulmón de la Tierra se encuentra el río Napo, que con sus más de mil kilómetros de longitud atraviesa Perú desde su nacimiento en Ecuador. El Napo no es solo el río que les proporciona agua para alimentar a sus familias, regar sus cultivos y pescar. También es la única vía de comunicación con el mundo exterior, puesto que el acceso a estos asentamientos es exclusivamente fluvial. A una circunstancia tan desfavorable como la difícil conexión se une también el problema de la falta de electricidad, lo que impide un desarrollo adecuado en estas comunidades.

Por eso, y por la fragilidad del ecosistema en el que se encuentran las comunidades -donde ya se pierden una media de 113.056 hectáreas de bosque al año por la deforestación-, la Fundación Acciona ha puesto en marcha el Programa Luz en Casa Amazonía, donde se propone llevar electricidad limpia y social y económicamente sostenible a las poblaciones más remotas de la Amazonía peruana. El servicio eléctrico se da a través de Sistemas Fotovoltaicos Domiciliarios de Tercera Generación, al igual que en el Programa Luz en Casa Oaxaca desarrollado en México. La energía generada por el panel fotovoltaico, que se almacena en eficientes baterías de ion de litio, proporciona diariamente una media de seis horas de luz eléctrica con las dos lámparas LED fijas y una linterna recargable, que incluye el sistema, conexión a aparatos eléctricos y carga de teléfono móvil.

Se trata de un sistema eléctrico que dará luz a familias que viven a lo largo del río y que ha tenido un gran éxito en aquellos lugares donde ya se ha puesto en marcha, porque se trata de un servicio de electricidad eficiente, barato y sostenible. De hecho, el proyecto piloto puesto en marcha en 61 hogares -cofinanciado por la convocatoria ‘Ideas Audaces’ del Fondo Nacional de Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación Tecnológica de Perú– ha sido tan favorable que está en marcha la segunda parte del proyecto donde se dará electricidad a otras 350 familias adicionales, ampliando la colaboración a la Universidad Politécnica de Madrid, la Fundación Ingenieros del ICAI para el Desarrollo, la Universidad Pontificia Comillas y la cofinanciación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), a través de su convocatoria de Acciones de Innovación para el Desarrollo.

Perú, pero antes Panamá y México

Acciona ya ha desarrollado un proyecto similar en otras zonas de América. La fundación Acciona.org, que anteriormente se llamaba Acciona Microenergía, se puso en marcha en Panamá donde se logró llevar paneles fotovoltaicos a 400 comunidades repartidas por siete zonas rurales de la comarca de Ngäbe Buglé. Se trata de una zona con graves deficiencias y señalada por la ONU como la zona más empobrecida del país en función del Índice de Desarrollo Humano. Gracias a este proyecto piloto, 2.250 panameños (más de la mitad de ellos, niños), podrán tener luz eléctrica durante seis horas diarias y con la posibilidad de acceder a sistemas de telecomunicaciones y pequeños electrodomésticos.

México y Perú -la región de Cajamarca, además de las río Napo- han sido otro de los lugares donde desde 2008 Acciona ha puesto en marcha este proyecto. El programa Luz en Casa Amazonía y Oaxaca dan luz a más de 3.000 personas en total, participando en otro proyectos sociales como Alianza Shire, para llevar electricidad a campos de refugiados de Etiopía y cumpliendo con su objetivo de universalizar el acceso a servicios básicos tal como marcan los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible).