Inicio| Actualidad|En Madrid |Empleados y clientes de CaixaBank demuestran en Madrid la importancia de la solidaridad

Empleados y clientes de CaixaBank demuestran en Madrid la importancia de la solidaridad

En el contexto de su Semana Social, CaixaBank (miembro del Foro de Empresas por Madrid) moviliza en Madrid unos 2.000 voluntarios y 300 clientes para que participen en cientos de actividades relacionadas con la solidaridad y el apoyo a los más débiles y necesitados.

Es miércoles y finaliza la jornada laboral en CaixaBank. En lugar de ir a sus casas, ciento diez empleados acude a la llamada de la solidaridad. Se trata de la Fiesta de la Primavera que el Hospital de los Hermanos de San Juan de Dios realiza en sus instalaciones en Madrid para sacar de la rutina y de la infelicidad que conlleva un ingreso hospitalario o una enfermedad crónica. Se trata de un espacio centenario y verde, en el que sus numerosos pabellones atienden desde personas con discapacidad intelectual hasta enfermedades crónicas, cuidados paliativos o daño cerebral severo. Una amalgama de realidades y situaciones sociales a las que se enfrentan los voluntarios de CaixaBank dentro de la Semana Social que la entidad, miembro del Foro de Empresas por Madrid, celebra dos veces al año.

 

De forma continua, CaixaBank moviliza al 60% de su plantilla en voluntariado corporativo e involucra a cientos de clientes también en estas acciones sociales. El presidente, Jordi Gual, destaca la “enorme respuesta de los empleados del banco cuando se les ofrece la opción de ampliar su apoyo a quien más lo necesita”. En cifras, estamos hablando de 12.000 empleados, mil clientes y 3.000 actividades en solo siete días. Concretamente, en Madrid 2.000 trabajadores, 300 clientes y decenas de entidades se han movilizado en las más de 300 actividades que se han realizado en la capital con motivo de la Semana Social, que arrancó el pasado 30 de marzo y finaliza el próximo 7 de abril.

 

acción de voluntariado de la obra social de CaixaBank

 

“Estoy aquí porque quiero ayudar”, nos cuenta Óscar, un empleado de CaixaBank mientras hace flores en el Centro de Día del hospital y explica que la diferencia entre un voluntariado individual en una asociación y el voluntariado corporativo es que es más fácil involucrarte en el día a día. Para Andrea es la décima acción que hace con CaixaBank. “Creo que este tipo de acciones también beneficia en el trabajo, nos ayuda a estar más cerca y conocernos”, comenta mientras sirve refrescos a los asistentes de la fiesta. Andrea, además, destaca que es algo que ‘engancha’: “El domingo acudí a una carrera con una amiga y ya ha dicho que se va a apuntar a ser voluntaria”. Y es que, el voluntariado corporativo de CaixaBank no solo se extiende a trabajadores y clientes, si no que las familias de los primeros también están comprometidos. “Yo estoy involucrando a mi hija”, responde contenta Mónica, otra empleada de la entidad.

 

acción de voluntariado de la obra social de CaixaBank

 

“Para ellos, para los pacientes del hospital, es una suerte que se hagan estas acciones. Les encanta que haya mucha gente, que les hablen, les presten atención, les ayuden a hacer cosas”, comenta Raquel, auxiliar del centro. La acción se enmarca dentro del proyecto ‘Escuela de la felicidad’, una colaboración entre el hospital y las empresas por mejorar la vida de los residentes y pacientes. En concreto la Fundación Bancaria “la Caixa” ha colaborado como parte de su programa ‘Atención integral a personas con enfermedades avanzadas’ en el desarrollo el área de cuidados paliativos. “El acompañamiento que hacemos nos hace referente”, explica Paula Arbelo, responsable de comunicación de la Orden San Juan de Dios, quien comenta que no solo es el tratamiento médico o los fármacos para evitar el dolor, sino también acompañar a los familiares en el duelo y, más importante aún, que el paciente terminal no sea abandona. “Aquí hemos celebrado hasta bodas, porque queremos vivir la vida hasta el último momento”, explica.

 

acción de voluntariado de la obra social de CaixaBank

 

“Queríamos ir a un sitio donde hacía falta ayudar. Así que hablamos con el hospital y buscamos la forma de que los pacientes cambiaran de aire aunque sea una tarde”, comenta Alejandra Moyano, responsable de Acción Social. La Fiesta de la Primavera se organizó en torno a grupos de trabajos que se encargaron de la merienda, de acompañar a los pacientes hasta el lugar de la celebración, de hacer manualidades con la temática e incluso de montar muebles en la sala para pacientes de uno de los pabellones. “En el momento en que estábamos organizando la actividad, descubrimos que uno de nuestros empleados tenía ingresada a su madre aquí”, comenta Olga, una de las voluntarias. José Miguel fue quien les orientó a saber qué podría animar mejor a los pacientes. “Esto significa sacarles de la rutina y que muchos no pasen todo el día en sus habitaciones”, comenta, mientras disfruta del concierto con su madre.

 

Desde Acción Social de CaixaBank describen que las actividades que se realizan en esta semana son de lo más variadas: desde ayudar con la limpieza de las casas para las familias de niños enfermos que proporciona la Fundación Ronald McDonal hasta enseñar pádel a niños con discapacidad, pasando por comedores sociales o recogida de ropa. Además, destacan, el valor de esta semana es involucrar y crear lazos con otras instituciones sociales.

 

Inversiones sociales

 

“Queremos estar presentes en cada territorio, cada comunidad, cada barrio. Porque cada persona merece nuestra atención, especialmente las más vulnerables”. Así explicaba la filosofía de la Fundación Bancaria “la Caixa su presidente, Isidro Fainé, en la presentación de la memoria de la entidad, en la que se ha conocido que ha destinado 43,6 millones de euros en proyectos sociales, consolidándose como la primera fundación privada de España y una de las importantes a nivel internacional por su presupuesto (que asciende a 545 millones de euros para el año en curso, de los cuales 44 millones se gestionan a nivel local para favorecer proyectos de proximidad). La guía de actuación de La Caixa a la hora de otorgar ayuda pasa por conceder apoyo a proyectos con un tamaño pequeño pero con gran impacto en las comunidades autónomas y sirve para cubrir los huecos que dejan los grandes programas asistenciales o la Administración.

 

Casi 9.500 entidades en España cuentan con el apoyo económico de CaixaBank y la Fundación Bancaria La Caixa en más de 11.500 proyectos. En el ámbito bancario, es la única entidad que está presente con su apoyo en todas las poblaciones de más de 10.000 habitantes y en el 94% de las de más de 5.000 habitantes.

 

El reparto de estas ayudas se ha hecho en función de las necesidades prioritarias, según el criterio del banco: El 37% de los fondos se ha destinado a programas relacionados con enfermedades, discapacidad o adicciones; otro 30% del presupuesto se ha dedicado a entidades que luchan contra la pobreza; el 12% en programas relacionados con inmigración y marginación social; el 5% en inserción laboral; y el 15% restante en otras acciones como la cultura o la educación (un 9%), las actividades de ocio activo (6%), ciencia, medio ambiente o investigación.

 

Además, es la única entidad que ofrece microcréditos a personas sin garantías ni avales, a través de MicroBank, lo que les ayuda a impulsar sus proyectos personales y profesionales. Y van más allá extendiendo su compromiso, ya que el 46% de su plantilla participa en tareas de voluntariado durante las semanas sociales que organiza CaixaBank y en las múltiples acciones que propone la Asociación de Voluntarios de La Caixa durante todo el año. Desde CaixaBank destacan que este compromiso sostenido en el tiempo también está presente en el futuro de la compañía. Tal y como refleja su Plan Estratégico 2019-2021, apuestan por ser un referente en la Banca Socialmente Responsable.

 

 

Convocatoria de ayudas abierta

 

Del 25 de marzo hasta el 25 de abril, las entidades que tengan proyectos que se enmarquen dentro de la interculturalidad y la acción social, pueden pedir el apoyo de la Caixa para mejorar, entre ambos, la convivencia ciudadana, el desarrollo social de los individuos y la igualdad de oportunidad de todas y todos. Las líneas de acción prioritarias son: Fomento de los valores y de la convivencia intercultural; Mediación y gestión de la diversidad social y cultural; Participación social y desarrollo comunitario; y Programas educativos y de prevención (violencia, adicciones, etc.). Pueden descargarse las bases aquí.

 

Por otro lado, y con las mismas fechas de presentación, se encuentran las ayudas para la acción social en el ámbito rural. Esta convocatoria tiene como objetivo perfiles como el de menores, jóvenes, mujeres, mayores, personas con discapacidad, enfermedades mentales o personas que sufren pobreza o están en riesgo de exclusión social. En este caso, las líneas que constan son: Promoción de la autonomía personal y atención al envejecimiento, a la discapacidad y a la enfermedad; Lucha contra la pobreza infantil y la exclusión social; Inserción sociolaboral;  e interculturalidad y cohesión social en el ámbito rural. Para solicitarlo, consulte las bases aquí

 

Otras convocatorias ya cerradas tienen como objetivo la promoción de la autonomía personal y atención al envejecimiento, a la discapacidad y a la enfermedad, la lucha contra la pobreza infantil y la exclusión social, viviendas para la inclusión social o la inserción socio laboral.